inicio oceanews
                 

 


 

 

 

 

escuela de

buceo oceania

 

El buceo bajo hielo es una experiencia inigualable, totalmente distinta de todas las demás modalidades de buceo, con unas características y técnicas muy particulares de las que hay que estar al corriente, por lo que se hace imprescindible practicarlo con un instructor especializado.

 

Para empezar debemos realizar un orificio en el hielo en el lugar escogido y con el que estaremos familiarizados. Inspeccionaremos el hielo para verificar si está en las condiciones adecuadas de grosor (de 15 a 20 cm.), color, situación, etc. Marcamos el orificio, de forma triangular para facilitar la salida de los buzos, y comenzamos a taladrar y dar forma a nuestra entrada, usando herramientas adecuadas para este trabajo como son la barrena, motosierra, hacha, pala y tenazas.

 

 

 

Acondicionaremos el lugar retirando la nieve, marcando un círculo alrededor del orificio y dibujando flechas sobre la nieve apuntando hacia el agujero por seguridad, e incluso podemos preparar un refugio para los buzos si hace algo de viento o las condiciones no son muy apacibles.

 

Siempre iremos por parejas, sujetos por un cabo de no más de 39 m., siendo recomendable 23 m. Durante la inmersión, en superficie habrá un equipo de seguridad de dos personas ataviadas con equipo de buceo, arneses, mosquetones y un cabo de 60 m., y un equipo de apoyo (otras 2 personas) con el material necesario para la comunicación y seguimiento de los buzos mediante tirones del cabo.

 

El equipo necesario para el buceo bajo hielo es un buen traje de neopreno, arnés de seguridad, regulador preparado para aguas frías y suministro de aire adicional, además del chaleco, mascara, tubo, aletas, escarpines, guantes y cuchillo.

 

La entrada en el agua es importante hacerla despacio para aclimatarnos al frío, disfrutando del momento mágico de bucear "bajo un techo de hielo". Aplicaremos la regla de los tercios para los consumos de aire y bucearemos con toda normalidad aunque estemos atados, comunicándonos con el exterior mediante el cabo y memorizando cada instante de este singular entorno en el que nos encontramos.

 

Cuando concurran los factores necesarios para poder practicar esta actividad organizaremos una salida y os informaremos con suficiente tiempo, para quienes quieran apuntarse.

 

OCEANIA

volver