inicio oceanews

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 






 

oceania


El mantenimiento y la forma de guardar nuestro equipo de buceo es fundamental para su correcto funcionamiento y durabilidad. La mejor manera de almacenar nuestro equipo es evitando los dobleces y arrugas.

Colgaremos el traje en perchas anchas, el regulador colgado de un gancho y con los latiguillos estirados, el chaleco en percha y un poco hinchado para evitar que la vejiga se quede pegada, la mascara en su correspondiente cajita, el tubo sin aplastar, las aletas sin forzar la pala , el cuchillo en su funda. Con el material mas técnico (focos, cámaras, etc.) seguid las indicaciones del fabricante.

En lo referente al mantenimiento, vosotros podéis ayudar al perfecto estado de vuestro equipo y únicamente llevarlo a un técnico para revisarlo en profundidad.

Los trajes cuando cogen olor pueden lavarse en la lavadora con jabón neutro y agua fría, las cremalleras (si es semiseco o seco, por supuesto) se pueden lubricar con parafina u otros productos de venta en tiendas de buceo.

El regulador lo importante es el endulzado, siempre con el tapón de protección puesto y sin presionar el botón de purga.

El chaleco, a la hora de endulzarlo conviene introducirle un poco de agua dulce por alguna de sus válvulas y agitar , para eliminar la sal que pueda haberse quedado en el interior, y por supuesto vaciar todo el agua.

Aun siguiendo estos consejos es conveniente realizar una revisión del regulador cada 40 inmersiones o un año, en un lugar de confianza y cualificado.

En la especialidad de mantenimiento de equipos de PADI se enseña esto y muchas cosas mas, como el funcionamiento de un regulador, abrir, ajustar y reparar primeras y segundas etapas, el chaleco en profundidad y todo lo que te permitirá ser capaz de revisarte tu mismo el equipo.

volver