inicio oceanews

 


 

 

 

 

por Esther Jiménez
Psicóloga

Advanced OWD
 

Esther Jiménez - AOWD

 

 

 

 

En el caso del buceo, el viejo refrán “Mejor solo que mal acompañado…” no es aplicable, ya sabemos tod@s que el sistema de compañeros es imprescindible para poder desarrollar esta actividad con total seguridad. Así que, ¿qué podemos hacer cuando ya nos hemos “enganchado” al apasionante mundo del buceo y cuando por h, por b o por j no tenemos compañer@ con quien quitarnos el mono (o en este caso, el neopreno...).

Desde Oceania pensamos que esa no puede ser en ningún caso, una razón para que tú no bucees, así que te ofrecemos estos consejos para que te enfrentes a esta situación con total tranquilidad.
 

1

Cuando llegues al Club de Buceo a reservar tu inmersión, comenta que no tienes compañer@ y el número de inmersiones que tienes. Ellos se encargarán de tener en cuenta este hecho y ponerte un/a compañer@ adecuado a tu nivel.
 

2

Si no lo has hecho en el club, cuando estés en el barco coméntaselo al dive master o al patrón.
 

3

No te pongas nervios@ si empiezas a contar la gente que hay en el barco y ves que sois impares (y por supuesto el que sobra eres tú…). A veces las parejas se convierten en tríos y también es divertido (¡estamos hablando de buceo…!).
 

4

Una vez decidido quien va a ser tu compañer@, poneros de acuerdo en las señales básicas de comunicación (no siempre coinciden exactamente). Éstas señales básicas son las de consumo de aire (medio tanque, reserva, y por supuesto las de falta de aire, y compartir aire) y la de estado general (todo está bien, algo no va bien), subir, bajar y abortar inmersión.
 

5

Fíjate en el equipo de tu compañero: es importante que te fijes en el sistema de inflado/vaciado del mismo (dónde están la traquea y las válvulas de vaciado rápido) y en su fuente alterna. También si lleva o no ordenador, ya que este hecho marca diferencias en el margen de seguridad y autonomía con que se puede realizar la inmersión.
 

6

También es importante el modelito (o sea, el traje y el equipo ligero); no porque eso te sirva para ver qué es lo más “in” o “out” en moda subacuática (que también) sino porque debajo del agua todos tendemos a parecernos y a veces es difícil distinguir quién es quién. Fíjate en el color de las aletas, la máscara o el traje o en algún detalle que te pueda ayudar.
 

7

Sé un poco más prudente cuando bucees con alguien por primera vez. Al fin y al cabo, es alguien que no conoces y que no te conoce, y este hecho no debe preocuparte, pero sí debes ocuparte de ello.
 

8

Piensa que bucear con gente que no conoces también tiene su lado positivo: a veces, bucear siempre con el mismo compañer@, hace que te confíes, o que dejes en sus manos todo (si tiene más experiencia) y no desarrollas tu nivel de conocimiento, te estancas. Bucear con gente nueva aumenta tus experiencias.
 

9

Apúntate al Club de Oceania. Te permitirá conocer gente, muchos de ellos en las mismas circunstancias que tú, tendrás compañer@s no sólo durante la inmersión, sino durante todo el fin de semana (para comer, para tomar algo..) y seguro que con much@s de ell@s coincidirás posteriormente, así que, si no lo has hecho ya ¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO?

 

 

 

 

volver