inicio oceanews

 


 

 

 

El invierno es una estación dura, y para los buzos mas.
Quitando a los afortunados que tienen un traje seco, los buzos curtidos en combate que bucean con traje corto en cualquier época y a los que con tal de bucear no les importa morirse de frió, entre los que nos encontramos, a los demás mortales les da mucha pereza el bucear en esta estación

El problema es que con esta inactividad y al plantearnos la vuelta a los mares, podemos sufrir un ligero vértigo o falta de confianza.

Desde Oceania estamos realizando unas actividades y salidas de buceo para paliar el síndrome del buzo congelado.

Primero proponemos un entrenamiento en piscina. Consiste en realizar una serie de destrezas, técnicas y juegos con los que aprenderemos y asentamos conocimientos que nos darán mucha mas confianza en nuestra vida como buzos, enfrentándonos a situaciones reales en la seguridad que nos proporciona una piscina.

La otra opción que os proponemos es realizar una salida al mar en la cual realizamos como siempre 3 inmersiones, 2 el sábado y 1 el domingo.

La peculiaridad de esta salida en el mar, que como en todas vais acompañados por un Divemaster de Oceania, es que la primera inmersión la hacemos en un entorno controlado, como una cala, y a no demasiada profundidad.

El Divemaster de Oceania anteriormente habrá hecho hincapié en la seguridad, montaje del equipo y en una serie de ejercicios que haremos en el entorno controlado que se elija, los cuales nos darán la seguridad que buscamos.

Así estaremos preparados para afrontar las siguientes inmersiones y toda la temporada que nos espera.

 

 

 

volver   subir